• Descartes René - Dios – Su existencia

    Selección de textos, traducción y notas de José Fernández Rodriguez.
    CUADERNOS DE ANUARIO FILOSÓFICO – Departamento de Filosofía – Universidad de Navarra

    CÓMO APARECE DIOS EN LA FILOSOFÍA
    Fruto de una libre iniciativa, la filosofía de Descartes comienza con la duda, porque la duda constituye el primer tiempo de toda construcción filosófica que pretenda proceder por orden. Pero este primer momento es inmediatamente eliminado por Malebranche, Spinoza y Leibniz, que creen quela ascesis de la duda es demasiado dura para someterse a ella,tanto más cuanto que para Descartes dudar no es simplemente suspender el juicio, sino tener por falso. Como dudoso hay que considerar nuestro saber acerca del mundo, acerca del hombre y acerca de Dios, con lo cual también Dios empieza siendo tenido por dudoso. Pero este intento fracasa. Y es que,cuando el hombre se esfuerza en pensar que todo es dudoso,cae en la cuenta de que, para ser dudoso todo lo que él piensa, ha de ser verdad que él piensa todo eso (cogito)
    Pero sólo es verdad que puede pensar todo eso, si el que lo piensa es algo, pues resulta imposible pensar como dudoso nada, sin contar con la propia existencia del que lo piensa de esa manera (sum). He ahí la primera verdad que resiste a toda duda:
    cogito, ergo sum

    Tamao: 1.212 kb, 2015-12-28

    Gonzalez Carvajal Luis - Esta es Nuestra Fe

    Es probable que la mejor sinopsis que pueda hacerse de este libro sea lo que el autor dice en la presentación del mismo y que, con permiso del lector, copiamos aquí parcialmente:
    Estás ante un libro de Teología, palabra que quizás te resulte extraña. La Teología no es nada más que la reflexión de un creyente que intenta comprender mejor su fe. En el origen de este libro está Mari Paz. Ella tenía en aquel tiempo alrededor de diecisiete años y yo —que por entonces no era todavía sacerdote— era su profesor de Física. Un día, al salir de clase, hablando en medio de un grupo numeroso, dijo algo tan inusitado como que San José era Dios. Inmenso error motivado, según pude descubrir, porque hasta ese momento estuvo convencida de que el «Padre» de la Santísima Trinidad era San José. Yo intenté sacarla de su equivocación y le expliqué que San José fue, sin duda, muy buena persona, pero no tanto como Dios. (…)Medio minuto después Mari Paz estaba hablando con el resto del curso del viaje de fin de estudios que proyectaban realizar a Palma. A mí me maravilló comprobar que alguien pudiera descubrir que no es Dios aquel a quien había tenido toda la vida por tal sin que cambiara nada en su persona, necesitando tan sólo treinta segundos para tomar nota en su mente del dato correcto. Yo estaba plenamente convencido de que las verdades de la fe pueden resultar algo «más interesante», y aquel mismo día hice propósito de escribir un libro como éste.
    A fecha de hoy, 22 ediciones —con varias de ellas actualizando y renovando el contenido— avalan lo acertado de esta obra para quien esté interesado en lo que pretendió y pretende el profesor González-Carvajal.

    Tamao: 744 kb, Catolica ,Cristianismo ,Religión ,Teología Liberación , 2015-09-16