• Le Bon Gustave - Psicologia de las Revoluciones

    En esta obra, que es continuación de `La Psicología de las Masas`, Gustave Le Bon realiza un estudio en profundidad de los móviles, generalmente invisibles, que impulsan a las revoluciones. Se deteniene en el detalle de la Revolución Francesa, criterio justificado en parte por la enorme trascendencia que dicha revolución tuvo no sólo para Francia sino para el mundo entero y, en parte también porque, al tratarse de la revolución más importante de su propio país, pudo tener acceso directo a documentos y datos no siempre tenidos en cuenta por otros pensadores e historiadores.

    La imagen que a través de esta obra emerge de las revoluciones en general, y de la Revolución Francesa en particular, no es la que estamos acostumbrados a ver. Hoy, sin duda alguna, Gustave Le Bon sería catalogado como `políticamente incorrecto`. Sin embargo, aún teniendo en cuenta ciertos prejuicios y nociones — comunes si vamos al caso a todos los intelectuales de fines del Siglo XIX y principios del XX, dado el nivel de la ciencia y del conocimiento disponibles — la visión de este pensador francés sorprende por su – a veces casi increíble – actualidad. De hecho, en varios pasajes cuesta creer que no estamos leyendo algo actual sino una obra que ya tiene un siglo de antigüedad.

    Tamao: 113 kb, Historia y Epistemología ,Psicología , 2016-02-11

    Saavedra Diaz Fabiana - Psicologia

    La psicología ha atravesado un largo camino desde su inicio, con Platón y Aristóteles, hasta ingresar al siglo XIX como ciencia, gracias a los aportes de Wilhelm Wund, William James, Iván Pavlov, entre otros destacados investigadores y científicos que prestigiaron a esta rama del conocimiento al iluminar la búsqueda acerca del entendimiento humano y su percepción como ser único y social en la naturaleza.

    La psicología es, hoy en día, propietaria de una evidente solidez teórica y un amplio campo de estudio, debido principalmente a su carác­ter interdisciplinario, el que no ha podido evitar la inclusión de estudios pseudocientíficos. A pesar de ello, la psicología superó un problema de «identidad» en lo concerniente a su objeto de estudio.

    Para Aristóteles, el objeto de estudio del ser humano era la mente, con él se fundó la psicología como ciencia filosófica, su tratado Perl Psyches (Sobre el alma) fue punto de partida para esta disciplina. Este filósofo sentó pilares válidos actualmente en lo relativo a cómo se adquiere el conoci­miento.

    No obstante, en los siglos posteriores, los nuevos conceptos cien­tíficos proponían que los objetos de estudio fuesen observables y que las investigaciones apliquen el método científico. La llegada de modernas propuestas, influenciadas por las teorías darwinianas de la evolución, de­terminó un nuevo giro en la psicología. El conductismo cobra relevancia, la conducta se convierte en nuevo objeto de estudio, esto, a su vez, trae consigo un gran costo, una visión muy sesgada que limita al psicólogo a un análisis de los hechos, impidiéndole ver al hombre como alguien capaz de actuar dentro del devenir histórico, y tomar en cuenta la complejidad de su vida mental.

    El siglo XXI vio evolucionar una vez más a la psicología y a su objeto de estudio, gracias a avances científicos y tecnológicos como la informáti­ca. La psicología cognitiva nace bajo un nuevo espectro, hunde sus raíces en el estudio de los procesos mentales para investigar la conducta, lo que le otorga un nuevo horizonte al cual dirigir sus esfuerzos.

    Tamao: 13.793 kb, Historia y Epistemología ,Psicología , 2015-08-28