• Baudelaire Charles - Poemas Prohibidos

    Las Flores del Mal aparecieron en junio de 1857 y desencadenaron las iras de la justicia. Precisamente fueron sometidos a proceso seis poemas entre los más atrevidos del poemario, que el procurador imperial Ernest Pinard —ya en guerra seis meses antes contra Madame Bovary—, intentó prohibir en nombre de la moral pública.
    Baudelaire fue condenado, los poemas censurados. Comenzó entonces casi un siglo de purgatorio para Les bijoux, Lesbos, Le Léthé, À celle qui est trop gaie, Femmes damnées y Les métamorphoses du vampire que habrían de esperar a 1949 para ser oficialmente rehabilitados.
    Lejos del escándalo y los maliciosos rumores de una corte de justicia, lo que revelan las piezas condenadas, reunidas en este volumen, es el genio de un poeta cogido en la trampa de sus fantasmas. Presa de fascinaciones cada vez más negras, Baudelaire fuerza de nuevo los límites de la transgresión y se sume en los abismos del alma humana, en búsqueda de un arte absoluto.
    Las Flores del Mal es el libro de la condición humana, y los poemas prohibidos su lado más turbador y luminoso a la vez.

    Tamao: 4.714 kb, Europa ,Poesía , 2016-04-03

    De Gongora Luis - Comedia Venatoria

    Cuando la fama de Luís de Góngora y Argote estaba en pleno apogeo, el escritor se animó a probar fortuna en el teatro. Aunque se muestra hábil en el manejo de los personajes y las situaciones, su escasa producción en este género prueba que no era su especialidad.
    De su obra teatral se conserva una comedia de intriga complicada y enigmática, Las firmezas de Isabela, y dos actos de otra, El doctor Carlino, comedia picaresca de engaños amorosos.
    La primera valió por mil comedias, según dijo Gracián y su muy cuidado lenguaje corresponde a la madurez del poeta.
    Las cartas de su Epistolario son autobiográficas y nos permiten conocer la intimidad y circunstancias cotidianas del poeta. Escritas, en su mayoría, durante los diez últimos y difíciles años de su vida en Madrid.

    Tamao: 104 kb, Europa ,Poesía , 2016-03-29

    De Gongora Luis - Fabula de Polifemo y Galatea

    Se cuenta entre los poemas mayores de Luis de Góngora. Su tema son los amores de Acis y Galetea y la venganza del cíclope Polifemo, desarrollados en sesenta y tres octavas reales. Toda la riqueza del máximo poeta de la lengua castellana resplandece en esta obra, desde el juego de metáforas a la utilización de los recursos fónicos: `infame turba de nocturnas aves`. La presente edición se completa con el texto de Ovidio que sirvió de fuente principal para la Fábula.

    Tamao: 61 kb, 2016-03-29

    De Gongora Luis - Soledades

    Las Soledades es un poema de Luis de Góngora, compuesto en 1613 en silvas de versos endecasílabos y heptasílabos.

    El poema nació como un proyecto dividido en cuatro partes que iban a llamarse «Soledad de los campos», «Soledad de las riberas», «Soledad de las selvas» y «Soledad del yermo». De este ambicioso poema, Góngora solo concluyó la «dedicatoria al Duque de Béjar» y las dos primeras Soledades, de las cuales dejó inconclusa la segunda.

    Era la primera vez que se utilizaba el género lírico para un poema tan extenso, pues no tiene desarrollo narrativo ni ecfrástico.

    El asunto de la «Soledad Primera» se puede resumir en pocas palabras: un joven náufrago llega a la playa de una isla, es recogido por unos cabreros, y termina asistiendo a una boda. La acción ocupa tres días. El primero, al anochecer, el personaje llega a la playa y siguiendo la luz de una hoguera encuentra a los cabreros, con los que pasa la primera noche. Al día siguiente parte con uno de los cabreros y por el camino se encuentran con una comitiva de serranos que van camino de una aldea cercana, donde se va a celebrar la boda de unos pastores. Uno de ellos nota por sus ropas que es un náufrago -lo que le hace recordar a su hijo muerto en la mar- y expone una larga y amarga queja contra la codicia y la navegación marítima. Este serrano lo invita a asistir a las nupcias, y esa noche duermen en la aldea. Al día siguiente se celebra el desposorio, así como una serie de juegos y bailes. El poema termina al anochecer, cuando los esposos se dirigen a su casa, donde Venus les ha preparado el blando lecho (es conocido el último verso: `a batallas de amor, campo de pluma`). Bajo tan parco argumento, inspirado en el episodio de Nausícaa de la Odisea, Góngora se dedica a dibujar una minuciosa descripción de la naturaleza, plagada de alusiones mitológicas y metáforas amplificativas, con el propósito de halagar los sentidos y hallar la belleza en todo objeto en el que fije su pluma.

    En cuanto a los temas, recientes estudios han iluminado el presunto vacío de contenido de la obra gongorina. Se trata de ofrecer un ejemplo máximo del tópico de `menosprecio de corte y alabanza de aldea`, donde la Naturaleza se revela como no corrompida, frente al mundanal ruido de políticos cortesanos y ambiciosos comerciantes. Para ello describe paisajes arcádicos, en una línea de inspiración neoplatónica, donde los objetos son espléndidos y la vida, un retiro ideal.

    Las Soledades originaron ya desde su composición un gran debate por los extremos de dificultad de su ornato y la acumulación de alusiones mitológicas y eruditas en su discurso. Fueron atacadas por el Conde de Salinas y Juan de Jáuregui (quien compuso un ponderado Antídoto contra las Soledades y un Ejemplar poético contra ellas, aunque acabó profesando la misma o muy semejante doctrina), y defendidas por otros muchos ingenios, como Salcedo Coronel, José Pellicer, Francisco Fernández de Córdoba (Abad de Rute), el Conde de Villamediana, Gabriel Bocángel y, más allá del Atlántico, Juan de Espinosa Medrano y Sor Juana Inés de la Cruz.

    Esta obra supone la cumbre del estilo gongorino y fue reivindicada y alabada por parnasianos y simbolistas franceses y por la generación del 27, que rindió un merecido homenaje en 1927 a Góngora con motivo del tricentenario de su muerte, acontecimiento que dio nombre a la citada generación poética.

    Tamao: 361 kb, Europa ,Poesía , 2016-03-29

    De Gongora Luis - Sonetos

    Luis de Góngora, universalmente reconocido como uno de los más grandes artífices de la poesía confirma las palabras de Herrera (Es el soneto la más hermosa composición…) por la maestría y la perfección condensada en sus sonetos. Género que cultivó a través de toda su vida, sus sonetos nos permiten seguir paso a paso la evolución del poeta, tanto en lo formal como en lo temático. Los ciento sesenta y siete reconocidos y los cincuenta sonetos atribuidos representan, además, un documento de toda época y la encarnación de una de las poéticas prevalecientes de su tiempo.

    Tamao: 53 kb, 2016-03-29

    De Gongora Luis - Canciones y Otros Poemas En Arte Mayor

    Sin reseña

    Tamao: 156 kb, Europa ,Poesía , 2016-03-29

    Breton Andre - Seleccion Poetica (fr – Esp)

    Sin reseña

    Tamao: 117 kb, 2016-03-28

    Breton Andre - Martinica Encantadora de Serpientes

    «Nada será hecho mientras ciertos tabúes no hayan sido levantados, mientras no lleguemos a eliminar de la sangre humana las mortales toxinas que mantienen la creencia —cada vez más indolente— en un más allá, mientras no terminemos con el espíritu de cuerpo absurdamente aferrado a las naciones y a las razas, y con la abyección suprema que se llama el poder del dinero. Nada puede cambiar la certeza de que, desde hace un siglo, ha sido atribución de los poetas agrietar esa armadura que nos ahoga, y es significativo observar que la posteridad sólo atiende a consagrar a aquéllos que han ido más lejos en esta tarea».

    Tamao: 5.889 kb, 2016-03-28

    Boccaccio Giovanni - De Las Mujeres Ilustres en Romance

    Sin reseña

    Tamao: 1.545 kb, 2016-03-28

    Petrarca Francesco - Cancionero II

    Francesco Petrarca – Cancionero II(Canzoniere en italiano) es el nombre con que popularmente se conoce la obra lírica en vulgar toscano de Francesco Petrarca Rerum vulgarium fragmenta (Fragmentos de cosas en vulgar), compuesta en el siglo XIV, y publicada por primera vez en Venecia en 1470 por el editor Vindelino da Spira.Aunque Petrarca cifró su gloria poética en sus versos (en latín) y no en sus rimas (en vulgar), que motejaba de fragmenta (fragmentos) y nugellae (naderías), lo cierto es que elaboró cuidadosamente su Cancionero durante años, corrigiendo y reescribiendo, añadiendo y desechando, de manera que la obra poética final se corresponde con un propósito perfectamente meditado y consciente del poeta.Y así, en su Cancionero, pueden advertirse unas características particulares, requeridas por cualquier otro cancionero posterior al que desee aplicársele el adjetivo de petrarquista.
    La obra, aunque compuesta de fragmentos,de rime sparse, debe ser unitaria.
    El hilo argumental del cancionero es la vivencia amorosa del poeta. Debe estar dedicado a una sola dama. Tal es así que Petrarca en el definitivo manuscrito sustituyó una balada (Donna mi vene spesso ne la mente), que podía inducir a creer al lector que había amado más de una Laura. Excepciones a esta regla son el fragmento CLXXI (El nudo en el que Amor me retuviera) o el segundo cuarteto del CCCXVIII (Al caer de una planta, que arrancada).
    El cancionero debe tener una secuencia narrativa que conduzca al lector a través de la historia del sentimiento amoroso del poeta. Esto se traduce en que los poemas deben aparentar haber sido escritos cronológicamente en el orden en que aparecen en la obra.
    El tema es el amor e non solo. El cancionero se salpica con poemas a la amistad, políticos, morales, patrióticos o anecdóticos que, al poder ser fechados más fácilmente, sirven para acentuar la progresión narrativa de la que se ha hablado en el punto anterior.
    El cancionero debe ser polimétrico, de modo que las formas métricas se correspondan con el estado anímico y el mensaje que quiere trasmitir el poeta en cada momento.

    Tamao: 62 kb, 2016-03-28